Tomás Nevinson, de Javier Marías

Javier Marías, sin duda es uno de los autores más mediáticos a nivel nacional e internacional, nos ofrece una novela que supone la continuación de la precedente, “Berta Isla”

La trama de esta nueva historia nos presenta Tomás Nevinson de vuelta a la acción con una misión en la que tiene que descubrir a una terrorista. Para lograr su objetivo tiene que volver a la acción después de años fuera del espionaje.

Hay un mensaje que me ha parecido muy interesante ya que humaniza a las personas que trabajan en el mundo de la seguridad. Al final, todos somos humanos y a la hora de apretar el gatillo puede que no sea tan fácil según los casos. De hecho, la novela arranca con una intertextualidad con una película, basada a su vez en una novela, en la que un cazador tiene a tiro nada menos que a Hitler. Sin embargo, le cuesta tanto apretar el gatillo que acaba detenido sin lograr su objetivo.

Muy al estilo Javier Marías, el relato está plagado de reflexiones e ideas, a veces propias, otras tomadas de otros autores, en las que damos vueltas al valor de la vida y hasta qué punto se pueden justificar algunas ejecuciones. Otro de los grandes aciertos del relato es la exploración de los límites que el propio ser humano tiene a la hora de hacer ciertas cosas. También de cómo unas personas son capaces de hacer ciertas tareas y otras no.

El relato nos da la oportunidad de volver a una serie de personajes presentes en gran parte del Universo Marías. Unos personajes que nos atrapan lectura tras lectura y de los que será difícil que nos cansemos dado lo interesante de sus historias.

Formalmente, se trata de una obra muy adecuada para un periodo vacacional o de inactividad largo, ya que ocupa algo más de 666 páginas. Esta circunstancia da que pensar por lo simbólico de la cifra. Aunque parezcan demasiadas, les aseguro que no hay un solo párrafo de relleno, nada que en mi modesta opinión, sea carente de interés o relevancia. Una lectura amena pero también ambiciosa, de manera que la reflexión nos obligue a plantearnos ciertas cuestiones. Preside la cubierta un primer plano del protagonista que, al igual que Berta Isla, posa ante la cámara fumando en blanco y negro. Que la disfruten

Por Adolfo Caparrós                                         

  1. Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: