“Sakura”, de Matilde Asensi

Algo más que una novela de aventuras

 Una de las lecturas que ofrece la biblioteca en Ágora Virtual es la que hoy recomendamos. Si conocen a Matilde Asensi sabrán que es una autora de garantías, con una técnica narrativa muy dominada y una cantidad de lectores incondicionales que hacen de Asensi un acierto seguro en cualquier colección.

 

En los tiempos que corren, a mí al menos, me apetece de vez en cuando sumergirme en lecturas de evasión. Lecturas que, como la que hoy recomendamos, nos transporten a otros escenarios –en este caso, Japón- y nos ayuden a olvidarnos de las ambulancias, los centros de salud, las mascarillas, los telediarios, el congreso de los diputados y de más calamidades.

 

Además, “Sakura” supone un esfuerzo real por lograr que una novela de aventuras sea algo más que una trama muy bien armada que nos mantenga conectados a la historia de principio a fin.

 

Aporta datos y documentación muy interesantes sobre la cultura japonesa y la influencia de dicha cultura en la obra de Vincent Van Gogh. Así, a la vez que estamos en una intriga que engancha y evade, estamos conociendo y asimilando información, no olvidemos que se trata de una novela, que aporta cultura. Por ejemplo, a mí me ha resultado inevitable acceder a un buscador y disfrutar de las imágenes de las obras maestras que se mencionan en el libro.

 

Los personajes son otro acierto indiscutible. Muy humanos, nos conmoverán y harán que nos sintamos muy dentro de la trama por todo lo que viven, sufren y luchan por lograr sus objetivos.

 

Formalmente, el ritmo es trepidante. Desde luego, no se trata de ese tipo de libro que vamos demorando porque no queremos que termine. Al contrario, la zambullida en la lectura es como una caída libre en paracaídas. No querremos parar hasta llegar a la última página que concluya todas las cuestiones que nos van asaltando en la lectura. Muchas de ellas se van resolviendo, para otras, habrá que leer hasta la última página. En la cubierta, no podría ser de otra manera, encontramos unos detalles de un cuadro de Vincent Van Gogh, protagonista indiscutible a quien se rinde un precioso homenaje en este relato. Que lo disfruten

 

Adolfo Caparrós

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: