“Mason y Dixon”, de Thomas Pynchon

Nos encontramos ante uno de esos autores que han sonado varias veces como candidatos al Premio Nobel de Literatura. Un autor con cierto misterio ya que no concede entrevistas y son escasas las fotografías que se pueden encontrar de él.

En “Mason y Dixon” vamos a encontrar un trabajo de largo aliento que tiene abundantes referencias a la Literatura Universal. En Tusquets se ha incluído en la Colección Andanzas y es que entra sin duda en ese tipo de literatura viajera que tiene antecedentes memorables como “La Biblia” o “La Iliada” y “La Odisea”, de Homero.

Sin embargo, hay otra referencia que no parece ser casualidad. Así, al igual que a Cervantes le apareció una réplica en  “El Quijote de Avellaneda”, a Mason y Dixon les aparecen unos dobles que van recogiendo los méritos de los personajes originales. Otro parecido con la gran novela cervantina es que se van insertando historias de personajes adyacentes. Así, al igual que en “El Quijote” está inserta la historia de Marcela la pastora, en “Mason y Dixon” encontramos, por ejemplo, la historia de la viuda que es acogida por los jesuitas y que termina fugándose.

Muy bien documentada, con un relato muy preciso y completo de la vida de los astrónomos en el Siglo XVIII, encontramos un sentido del humor muy característico de Pynchon. Decía Julio Cortázar que hay literatura escrita para los hombres y otra escrita para las mujeres. En este caso, parece claro que se ha escrito con abundantes guiños al lector masculino. Dicho esto, cada día es más difícil deslindar. Reconozco que disfruto literaturas escritas para las mujeres y sé que hay lectoras que disfrutan como la que más literaturas, en principio, masculinas.

En la novela van a encontrar abundante magia, y aquí nos encontramos con referencias a las literaturas de este campo que van desde los propios libros de caballería originales al memorable realismo mágico. Una serie de presencias inexplicables que dan un toque onírico al relato que lo hace único.

También he encontrado pasajes muy científicos que abarcan párrafos interminables de estos que dice uno: <para haberle matado> Recuerdo que estas bromas estaban muy presentes en “El Ulises”, de James Joyce. En muchos casos, estos pasajes son intertextualidades literales con libros científicos. En el caso de James Joyce, citaba literalmente manuales científicos decimonónicos.

En definitiva, un libro muy completo, con un nivel de lectura exigente que hará que quien lo termine sienta haber completado una tarea propia de un Lector con mayúscula.

Formalmente, casi mil páginas muy documentadas que han tenido que suponer años de trabajo al autor. Uno de esos libros que completan una labor paciente y muy exigente, tanto para quien escribe como para quien lee. En la cubierta, los dos astrólogos protagonistas indiscutibles que, de entrar en la novela, nos acompañarán una buena temporada. Que la disfruten.

Por Adolfo Caparrós

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: