Los editores despliegan rutas alternativas para el acceso abierto

En la lucha por el “acceso abierto” (OA), que hace que los artículos científicos sean inmediatamente gratuitos para todos, es fácil olvidar que los costos de publicación no han desaparecido. Simplemente han pasado de las suscripciones pagadas en su mayoría por las bibliotecas universitarios a los honorarios cobrados a los autores por publicar en relación con los costes por procesamiento del artículo (APCs).

Esos derechos de procesamiento de artículos, que pueden ser de varios miles de dólares por artículo, suscitan sus propias preocupaciones. Las universidades temen que podrían terminar pagando más por ayudar a sus científicos a publicar su trabajo que lo que pagan ahora por suscripciones. Los científicos con presupuestos de investigación reducidos se preocupan de no poder pagar las APCs. Y algunas sociedades científicas sin fines de lucro que publican revistas se preocupan de que las APCs no generen suficientes ingresos para apoyar otras actividades, como congresos, reuniones y capacitación.

Ahora, dos editoriales sin fines de lucro de revistas prominentes han iniciado un modelo con nuevas formas de apoyar a las revistas de OA sin trasladar la carga por completo a los autores. “Todos con los que trabajamos están observando de cerca estos dos [nuevos modelos]”, dice Michael Clarke, socio gerente de la empresa consultora Clarke & Esposito, que asesora a los editores. “Actualmente no existe una buena solución”.

Un enfoque, llamado Subscribe to Open implementado por Annual Reviews, transformaría la naturaleza de las suscripciones. Para que una revista esté disponible gratuitamente, se pediría a las instituciones una contribución equivalente a su suscripción anterior, menos el 5% de descuento que ofrece Annual Reviews para mantener una masa crítica de instituciones de pago. Para disuadir la libre circulación, Annual Reviews dice que reimpondrá los fondos de pago y anulará el descuento si no hay suficientes suscriptores que se renueven cada año. De momento, la compañía está planeando probar el enfoque en hasta cinco de sus 51 títulos, muchos de los cuales son ampliamente citados.

Association for Computing Machinery (ACM) lanzó un modelo bajo un enfoque diferente a principios de este año. ACM está pidiendo a las instituciones que publican la mayor cantidad de artículos en sus 59 revistas que paguen más de lo que pagan ahora por las suscripciones, en algunos casos unas 10 veces más, o 100.000 dólares al año. Las cuotas más altas permitirán a todos los investigadores de las universidades participantes publicar un número ilimitado de artículos en las revistas de la ACM sin pagar los APCs. El costo promedio por artículo superará la tasa promedio del mercado para las APCs, dice la sociedad. ACM apuesta a que el enfoque sostendrá sus ingresos como revistas, mientras se produce la transición para que los 21.000 artículos revisados por pares que publica anualmente sean gratuitos para todos.

Hasta ahora, ambos enfoques están obteniendo una respuesta positiva. En Annual Reviews, alrededor del 90% de los suscriptores han firmado acuerdos que incluyen la Annual Review of Cancer Biology, dice Richard Gallagher, presidente y editor en jefe. Eso permitió que la revista se convirtiera en el primer modelo piloto en eliminar su muro de pago, el 9 de marzo. Annual Reviews podría lanzar su modelo OA para hasta cuatro revistas adicionales esta primavera si otros bibliotecarios aceptan el modelo, dice Gallagher. Curtis Brundy, administrador de la biblioteca de la Universidad Estatal de Iowa, que participa en el proyecto piloto, cree que “sin duda alguna, suscribirse a Open es nuestra mejor opción alternativa al pago de loss APCs”. Es más simple de implementar, y no existen muchos otros modelos”.

Las universidades también están empezando a adoptar el modelo ACM. En enero, varias de las que producen la mayoría de los documentos de ACM, incluyendo al Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad Carnegie Mellon, que firmaron acuerdos de 3 años que aseguran los pagos más altos. (Carnegie Mellon publica más artículos en las revistas de ACM que cualquier otra editorial). ACM es optimista de que más universidades opten por este modelo.
Sin embargo, ambos editores admiten que hay riesgos. Uno grande es el problema del “free-rider“. “La gente empezará a preguntarse ‘¿Por qué estoy pagando por esto cuando otras personas no lo están haciendo?”, especialmente si experimentamos recortes presupuestarios en una biblioteca determinada, dice Lisa Janicke Hinchliffe de la Biblioteca Universitaria de la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign.

Lograr que algunas instituciones paguen más es otro desafío. ACM vio esa necesidad porque dos tercios de sus ingresos por suscripción provienen de unas 1700 instituciones que publican tres artículos al año o menos en cualquier revista de ACM. El resto proviene de las aproximadamente 1000 instituciones que publican cada una más de tres artículos anualmente. Las 1700 instituciones tendrán un incentivo para dejar de suscribirse una vez que las revistas se vuelvan gratuitas, y ACM concluyó que los APCs no podían reemplazar los ingresos perdidos.

En su lugar, bajo el plan de precios de ACM para OA, las 11 universidades que publican más de 75 artículos por año en las revistas de ACM pagarían la tarifa más alta, 100.000 dólares anuales, un aumento de 10 veces. En uno de los niveles menos costosos, las aproximadamente 90 universidades que publican de 20 a 29 artículos anualmente pagarían 35.000 dólares anuales. En general, ACM estima que si la mitad de las 1000 instituciones más importantes se inscriben, sus revistas pueden hacer una transición completo al OA en un plazo de 5 a 7 años mientras siguen siendo solventes. Si la estructura de precios funciona podría no saberse hasta al menos 3 años, cuando expiren los contratos iniciales, dice Scott Delman, director de publicaciones de ACM.

Incluso si los modelos tienen éxito, no está claro cuán ampliamente se extenderán. Las revistas publicadas por Annual Reviews, por ejemplo, son inusuales: Aunque cada una aparece sólo una vez al año y contiene sólo artículos de revisión, algunas se encuentran entre las revistas más citadas del mundo, lo que las hace imprescindibles para muchas bibliotecas.

Los nuevos experimentos subrayan que la búsqueda de vías viables para la publicación de Acceso Abierto continúa. El camino hacia el éxito probablemente pasa por los bibliotecarios universitarios, como Brundy, que están dispuestos a dedicar parte de sus ajustados presupuestos a probar nuevos modelos. “Queremos apoyar la experimentación”, dice Brundy, que trabajó con ACM, la Universidad de California y otras instituciones para desarrollar el nuevo modelo de ACM. El estado de Iowa aceptó recientemente los términos, que duplican el pago anual de la institución, a 17.500 dólares. “Se reducirá”, dice, “en función del que tenga una biblioteca para abrir el acceso”.

Fuente: “Los editores despliegan rutas alternativas para el acceso abierto”, [En Línea[. Universo abierto. Disponible en: https://universoabierto.org/2020/03/10/los-editores-despliegan-rutas-alternativas-para-el-acceso-abierto/. [Consulta: 30/03/2020

,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: