“Coronado”, de Ignacio del Valle

¿Belicismo antibelicista?

 La novela que hoy presentamos tiene dos efectos opuestos. Por un lado, nos introduce con tal realismo en el mundo de los conquistadores, de la aventura y el mito de El Dorado que dan ganas de alistarse en el ejército e intentar vivir una aventura tan intensa; por otro lado, es tanta la barbarie y la locura, el sin sentido de la violencia que levanta todas las alarmas en contra de tanta violencia y brutalidad.

¿Es posible tener dos vivencias tan opuestas leyendo la misma novela? A mí me ha pasado. Habrá que ver si a otros lectores de esta documentadísima historia también les ocurre.

Se trata de un libro tremendamente documentado y muy cinematográfico. Tengo la sensación de que las narrativas actuales precisan de estas técnicas para llegar al lector del Siglo XXI.

La voz narrativa viene de un fraile, Fray Tomás que nos va relatando acontecimientos desde la distancia de alguien que está dentro pero que tiene otra perspectiva y otros objetivos del resto del equipo. También, otra formación y otras vivencias que, a veces, son más horribles todavía de las que ocurrieron en América.

Así, son tremendamente brutales las escenas que se narran en flash back de las vivencias del fraile cuando participó en La Inquisición.

Otra de las señas de identidad del libro que hoy se reseña es el vocabulario. Extremadamente violento y soez por momentos. Sin embargo, en vez de algo poco apropiado, consideramos que una novela de esta naturaleza, que acomete tan frontalmente las cuestiones que vivieron aquellos primeros conquistadores necesitaba una vía de expresión así si quería ser verosímil. Por lo tanto, considero un acierto que la expresión sea dura y descarnada en una narración de esta naturaleza.

Por la presentación, podría parecer una lectura juvenil. De hecho, en los primeros compases consideré que podría ser una buena lectura para secundaria al poder trabajarse Historia y Literatura, incluso Geografía en una misma lectura. Según avanzamos la lectura puede parecer demasiado dura y agresiva pero luego he pensado que los adolescentes de hoy en día están más que curados de espanto, no hay más que ver sus videojuegos. En fin, con reparos, considero que sí, que podría ser una buena opción no para los más jóvenes, pero sí para los más veteranos de la secundaria.

Formalmente, tiene el número de páginas ideal para no quedar con ganas de más pero tampoco cansarse de la lectura antes de tiempo. En la cubierta, El General Coronado, héroe que da título a la narración, aunque se tenga la sensación de estar leyendo la historia de un fraile más que la de un general. Que la disfruten.

 

Adolfo Caparrós

 

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: