“Si esto es una mujer”, de Noemí Trujillo y Lorenzo Silva

Más allá de Bevilacqua y Chamorro

Lo sabe muy bien y lo reconoce. Chamorro y Bevilacqua son y serán su gran creación. Una pareja de guardias civiles a las que sus fieles lectores acudimos una y otra vez sabiendo lo son y queriendo justo eso, otra dosis de sufrimiento, humor, investigación, soledad… Un producto intenso y de éxito al que, de vez en cuando, Lorenzo Silva –en este caso, con la colaboración de Noemí Trujillo- da un descanso para probar otras letras.
Por eso, en el Club de Lectura de las Bibliotecas de la Universidad CEU San Pablo se ha retomado al autor buscando otro perfil que aporte novedad frente a lo trabajado hace años.
“Si esto es una mujer” tiene muchos aciertos. Se ha buscado un argumento que está en consonancia con la demanda del público. Así, la prostitución, la inmigración explotada, la violencia gratuita contra las mujeres en un caso tan concreto y tratado tan a fondo como el que se narra en la novela tiene que ser, sin duda, una oportunidad para añadir un nuevo perfil de lectores al perfil clásico de lectores de Lorenzo Silva.

Otro acierto, el añadir precisamente a una mujer en el equipo creativo en un proceso de redacción en el que, desde luego a mí, me ha resultado imposible saber en qué partes estaba la mano de la una y en cuáles la del otro.

Lo que sí se aprecia es otro tono. Hay tacos, hay un lenguaje propio del género negro pero no puedo evitar la sensación de estar leyendo algo que podría etiquetar de <políticamente correcto> frente a la libertad creativa que he disfrutado en la serie de Chamorro y Vila. Los lectores que acometan este ejercicio de literatura comparada podrán coincidir, o no, en estas apreciaciones.

Desde luego, me ha chocado y lo he echado de menos, no encontrar esos toques de humor en los que toda la tensión acumulada explotaba en una carcajada, a veces inoportuna –leer en transporte público tiene eso- que no se ha producido en esta lectura.

En todo caso, nos encontramos ante una oportunidad poco habitual de leer a un Lorenzo Silva distinto y, apuesto a que más adecuado a, por ejemplo, las lectoras.
En la cubierta, encontramos a la nueva heroína. En este caso, la inspectora Mauri. Una mujer atractiva y curtida que vuelve a ejercer la profesión después de una de esas pausas inevitables, o casi, en el mundo policial. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: