“Un siglo, mil árboles y cien escritores: bienvenidos a la Biblioteca del futuro

La artista escocesa Katie Paterson le pide un centenar de textos a otros tantos autores como Margaret Atwood o Karl Ove Knausgard que será editados dentro de un siglo con el papel extraído de la madera de un millar de abetos recién plantados

La artista escocesa Katie Paterson le pide un centenar de textos a otros tantos autores como Margaret Atwood o Karl Ove Knausgard que será editados dentro de un siglo con el papel extraído de la madera de un millar de abetos recién platados El resultado será una colección literaria única en el mundo. La eclosión de un proyecto vivo que irá creciendo en el tiempo a medida que crecen los árboles que le servirán de soporte físico. Resulta extraño pensar esos cien libros y en su silenciosa travesía a lo largo del tiempo. El mundo cambiará y ellos permanecerán intactos y en reposo durante cien años, como si se tratase de vinos que envejecen en la oscuridad, para ser abiertos por primera vez y disfrutados por los hijos de nuestros hijos. Lo expresó con precisión la autora turca Elif Shafak, cuando cedió su manuscrito en 2017, titulado ‘The Last Taboo’: «Es como escribir una carta ahora y dejarla sobre un río. No sabes a dónde llegará o quién la leerá». Ahí reside gran parte de la magia.

Todos los años, hasta 2114, se revelará en el mes de octubre la identidad de un nuevo autor o autora, que se comprometerá a entregar su manuscrito la primavera siguiente en una ceremonia pública celebrada en el bosque de los mil abetos. El sexto y, por ahora, último de los escritores que ha aceptado colaborar en este proyecto es Karl Ove Knausgard, quien en julio publicaba el volumen final de su polémica saga Mi Lucha. Según explicaba hace poco al diario The Guardian, ya ha comenzado a escribir su manuscrito. «Es como enviar un pequeño barco desde nuestro tiempo a lectores que ni siquiera han nacido aún», declaraba. También merece la pena recordar la reflexión de la canadiense Margaret Atwood, que fue elegida en 2014 para aportar el primero de los manuscritos, titulado ‘Scribbler Moon’: «Es extraño pensar en mi propia voz siendo despertada de pronto después de cien años».

Hay algo orgánico en La Biblioteca del Futuro, algo estático pero al mismo tiempo cambiante, que la convierte en una magnífica obra de arte en sí misma. Y como toda obra de arte en pleno siglo XXI -o mejor dicho, XXII-, uno de sus propósitos es ser rentabilizada. Varias galerías de arte en todo el mundo ya han abonando una cantidad considerable de dinero a cambio de uno de los mil certificados que se entregarán en el año 2114 para albergar y exponer la colección de libros. Habrá quien considere que este asunto le resta al proyecto gran parte de su romanticismo. Pero si tenemos en cuenta que cada certificado consistirá en una lámina extraída de cada uno de los mil abetos en un corte transversal donde se apreciarán los cien anillos del árbol -uno por año, uno por libro- a lo mejor los más desencantados por el tema monetario cambian de opinión. O quién sabe, quizá no.

Fuente: “Un siglo, mil árboles y cien escritores: bienvenidos a la Biblioteca del futuro”. [En Línea]. El Mundo. Cultura. Literatura. Disponible en: https://www.elmundo.es/cultura/2019/11/23/5dd8087621efa0ef5c8b4594.html. [Consulta: 03/12/2019]

,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: