“Google puede devolverte 100.000 respuestas. Un bibliotecario puede devolverte la correcta”

Google y este tsunami de información avanzan a pasos agigantados. Amenazando con modificar todo lo que se pone a su paso. ¿Qué podemos hacer como bibliotecarios? ¿Nos subimos al tren de las nuevas tecnologías o nos dejamos atropellar por él? ¿Trabajamos para caminar juntos o le vamos poniendo parches a los acontecimientos que se nos presentan a diario?

Desde sus inicios, las bibliotecas fueron útiles y necesarias para toda la sociedad. Fuente de consulta de investigadores, estudiantes y público en general. Pero en la actualidad, se enfrentan a uno de los desafíos más grandes de su historia: el vertiginoso avance de las nuevas tecnologías.

Las bibliotecas siempre fueron una puerta de acceso a la información, sin embargo, todo eso está cambiando. El usuario actual está cada vez más conectado gracias al uso de sus dispositivos móviles: Tablets, notebooks, Smartphone o e-books. Ya no es el mismo de hace 10, 50 o 100 años atrás. Nos enfrentamos a una sociedad cada día más comprometida con la información y ávida de nuevos conocimientos.

Ese usuario pasivo que llegaba a una biblioteca y esperaba que el bibliotecario le resolviera todos sus problemas ya es una especie en extinción. En la actualidad, estamos en presencia de un usuario más activo, más independiente, que gracias a Internet y a los buscadores que tiene a su alcance, se sirve de lo que tiene a mano.

Es, en este punto, donde el bibliotecario debe hacer la diferencia, ser el encargado de decodificar esos datos, hacer que el usuario no se sienta abrumado por la cantidad de información y darle lo que realmente le es útil: “Calidad contra cantidad”, ese es su reto, esa es su misión.

La biblioteca debe cambiar rápidamente para no quedar al margen de los avances tecnológicos de hoy en día, con usuarios que van a solicitar cada vez más servicios en línea y van a hacer más uso de lecturas digitales que impresas. La revolución de las bibliotecas está en marcha. A la biblioteca que conocemos le queda poco tiempo, un cambio se avecina. Es el momento de hacerlo o firmará su extinción. Se viene una época de una biblioteca que escuche, hable y recomiende servicios a los usuarios. Una biblioteca que interprete los estados de los usuarios y, quizás, una biblioteca donde el formato en papel ya no sea el predominante entre sus colecciones.

Fuente: Gaiman, Neil, “Google puede devolverte 100.000 respuestas. Un bibliotecario puede devolverte la correcta”, [En Línea]. Soy Bibliotecario. Disponible en: https://soybibliotecario.blogspot.com.es/2014/12/bibliotecarios-vs-google-una-pelea.html. [Consulta: 13/09/2017]

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: