“Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido”, de Paloma Sánchez-Garnica

Las mujeres no son un cero a la izquierda

Galardonada con el Premio Fernando Lara, la novela que hoy recomendamos tiene abundantes motivos para atraparnos desde la primera hasta la última página.

No se trata de una novela policíaca en sí pero trata unos asesinatos que se insertan en la trama de una novela con otros vuelos que los del género en sí. Idea magistral que se sube al carro de los géneros híbridos que tan buenos resultados están dando hoy en día.

La trama nos presenta la vida de una familia acomodada en la que hay una hija ilegítima. A raíz de la agonía del patriarca, surge la necesidad de que el padre se pueda despedir de esa hija ilegítima a la que había dado de lado.

En el relato vamos descubriendo las circunstancias de ese nacimiento, del matrimonio posterior con una mujer a la que no quería realmente y la vida de cada uno de los componentes de la familia.

Una familia en la que el patriarca delega en el primogénito y el resto parece ser marionetas a sus órdenes. Vidas, al parecer, resueltas que no tienen más objetivo que acatar órdenes y llevar un día a día monótono y poco libre.

Sin embargo, vamos descubriendo los sentimientos de personas que tienen mucho que decir en esa realidad segundona. Vidas, a veces, mucho más interesantes por las historias paralelas que esa gran vida del patriarca.

Ahora, esas historias paralelas llevan al peligro, a meterse en la boca del lobo y cuestan la propia vida. Así, la novela, al igual que ocurre con el género en su origen –“La Celestina” es un aviso contra el loco amor o “El Quijote” contra el exceso de lectura- se convierte en un aviso contra la vida frívola y liberal de las mujeres u hombres que tienen demasiado tiempo, demasiado dinero y personas al acecho que saben cómo satisfacer.

En fin, se trata de una novela coral en la que cada personaje aporta, todos a una crean una historia completa y muy bien ensamblada de manera que la monotonía brille por su ausencia.

Formalmente, se trata de una novela de más de cuatrocientas páginas en las que el ritmo es más que adecuado y, como se ha dicho, la variedad de personajes y de tramas se hace apasionante. En la cubierta, una de esas

mujeres elegantes, bellas y aburridas que desprende melancolía dentro de un abrigo con piel al cuello y sombrero impecable. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: