La autocopia llega a la Biblioteca Nacional

1472664812_331742_1472665679_noticia_normal_recorte1Los usuarios ya pueden fotografiar documentos con su móviles

La Biblioteca Nacional sube otro escalón tecnológico. A partir de este jueves los usuarios podrán fotografiar fondos bibliográficos anteriores a 1880 con sus dispositivos personales (teléfonos móviles o tabletas). Este servicio de autocopia pone fin a la dificultad que supone para los investigadores tomar notas a mano o no encontrar lo que buscan para sus estudios entre los fondos digitalizados. La institución argumenta que la medida no daña a los documentos y que facilita la tarea de quien los usa.

“Hemos tomado medidas de preservación y de manejo adecuadas para que los fondos estén perfectamente protegidos”, afirma Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional desde febrero de 2013. Para tomar instantáneas, el usuario deberá seguir unas pautas y estar acompañado, en todo momento, por el responsable de la sala. Primero, tendrá que señalar con un marcador especial, de hilo, las páginas que se desean reproducir. Luego, debe cumplimentar un listado con la signatura, título, fecha de edición y páginas. A continuación, el lector tiene que acudir al espacio habilitado en una mesa de cada sala. Una vez ahí, apoyará el documento en un cojín grisáceo que sirve como atril. Las imágenes, no obstante, solo podrán utilizarse como base de estudio e investigación, nunca para fines comerciales.La directora de la institución defiende el nuevo servicio como “una necesidad que ya tienen otras grandes bibliotecas patrimoniales”. “La Biblioteca Nacional debía llevar a cabo esta iniciativa porque nuestra obligación es adaptarnos al entorno en el que nos movemos. No tiene sentido que el usuario tenga que fotocopiar fondos libres de derecho de autor. Así, los documentos sufren más”, explica Santos. En su opinión, la decisión adoptada facilita y apoya la investigación. “Aquí se conserva la producción intelectual de tres siglos en España. Debemos colaborar en su uso para la necesaria aparición de nuevo conocimiento”.

Los más de 41.000 lectores registrados (para ello basta con ser mayor de edad y solicitarlo) solo podrán tomar instantáneas en cinco salas, todas ellas de lectura: Salón General, Sala de Prensa y Revistas, Sala Cervantes, Sala Goya y Sala Barbieri. La medida está encaminada a facilitar el acceso presencial a las colecciones no digitalizadas, una hemeroteca de más de 28 millones de páginas y 1.890 títulos que la pasada semana fue actualizada con 95.000 nuevas páginas. En lo que va de año, las dos plataformas de documentos digitalizados han tenido más de nueve millones de consultas. Y eso que, según señala la institución, quedan millones de ejemplares pendientes de catalogar.

Fuente: Serrato, Fran.”La autocopia llega a la Biblioteca Nacional”. El País. Disponible en: http://cultura.elpais.com/cultura/2016/08/31/actualidad/1472664812_331742.html. [Consulta: 05/06/2016]

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: