Biblioteca Iberoamericana festeja 25 años

IberoamHace 25 años, en este mismo mes, dieron apertura a la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz. Llevó el nombre del escritor que un año antes recibió el Premio Nobel de Literatura y sería el único mexicano en recibirlo hasta la fecha. El director fue Fernando Del Paso, quien hasta hoy continúa desempeñando el cargo.

“Trabajar aquí significó entre otras cosas reintegrarme a mi váter, ya había vivido muchos años en el extranjero, por primera vez en mi vida trabajar con una materia prima preciosa por medio de la que había vivido dentro de una atmósfera soñada, ya se imaginarán ustedes lo importante que fue en mi vida”, ha comentado el escritor y Premio Cervantes de Literatura.

El 19 de julio de 1991 la gestión del entonces rector Raúl Padilla, abrió las puertas de este edificio que permaneció cerrado muchos años y que había sido destruido parcialmente después de cuatro siglos de existencia. La apertura coincidió con la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado que entonces se realizaba en la ciudad.

Desde entonces, la biblioteca ha tenido sus grandes aportaciones, tiene títulos que, según Del Paso, reúnen con literatura a todos los países iberoamericanos y ha sido la primera en ofrecer servicios incluyentes, como su acervo de libros para ciegos y uno de más de 8 mil títulos para niños, sus clientes más frecuentes en este acervo son los niños en situación de calle, que aprovechan el espacio gratuito para acercarse a la lectura y alejarse del trabajo.

INAUGURAN NUEVOS SERVICIOS

Después de los discursos protocolarios de quienes formaron ayer el presidium de la ceremonia por el aniversario 25 de la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz —realizada el pasado lunes— María del Carmen, una niña que tiene seis años como cliente recurrente de la biblioteca, realizó el primer trámite de préstamo externo. Ahora la biblioteca podrá dejar que los usuarios lleven sus libros a casa y los disfruten por 30 días con oportunidad de renovar.

Este servicio, contrario a todas las otras bibliotecas de la Universidad de Guadalajara, no había sido instaurado en la biblioteca, pese a que se prometió hace un par de años.

“Tuvimos que credencializar a todos nuestros usuarios con una credencial gratuita”, dijo la administradora del recinto Luz Elena Martínez Rocha.

“Era un proyecto que le debíamos a los usuarios, contra todo lo que tenga que ocurrir, una biblioteca pública debe prestar sus ejemplares, vamos a confiar en nuestros usuarios y esperamos que los libros regresen, es muy atractivo para una persona hacer una cadena interminable de llevar y traer nuevos libros”, explicó Martínez Rocha.

Tan sólo un millón de pesos, aproximadamente, representan la inversión anual del recinto, otorgados por la Universidad de Guadalajara para la compra anual de acervo, clasificación, credencialización, y todo el funcionamiento de la biblioteca.

Sin una cifra certera, la administradora aseguró en entrevista que el presupuesto ha crecido paulatinamente a través de los años, “prácticamente no existía un presupuesto para esta dependencia, hace unos años gracias al doctor Sergio López Ruelas, se le asignó uno”.

Después del préstamo externo, el siguiente proyecto a concretar para la biblioteca es una cabina de autoaprendizaje de idiomas, para que los interesados puedan acercarse a productos literarios y audiovisuales en varios lenguajes. La administradora dijo que planean que este servicio podría estar disponible a finales de 2016.

“Han sido una serie de retos”, comenta la administradora de la Biblioteca, “cuando llegamos nada más estaba la nave central. No tenía más que una sola computadora conectada a Internet. Era la de la oficina. Hemos crecido muchísimo, y eso lo agradecen nuestros usuarios”.

Hoy se pueden hacer consultas de bases de datos, la consulta por Internet, el área infantil y un área de invidentes. Las paredes que una vez fueron la primera sede de la Universidad de Guadalajara, se modernizaron. Ya no caben más libros en la biblioteca. Todos los espacios disponibles para los tomos, están llenos, durante los próximos años la selección de libros incluidos deberá ser más estricta. Van a privilegiar los de literatura por encima de los académicos, al fin y al cabo, esa ha sido su especialidad.

LOS MURALES

Además de lo imponente del edificio que fue ya templo, colegio, capilla, y la primera sede de la Universidad de Guadalajara, cuando la biblioteca te recibe, destacan sus murales. Estos fueron pintados en 1925 por Amado de la Cueva y David Alfaro Siqueiros y llevan el tema de la Revolución.

Lo primero cuando miras hacia arriba son las estrellas rojas de cinco picos. A los costados de la nave principal hay rostros de campesinos arando la tierra, y al frente, hombres sometidos por militares que se montan sobre ellos cual yeguas y un hombre encadenado, debajo de él, dos hombres que abatieron la esclavitud a través de la educación, leyendo libros.

Además, en el ingreso se exhibe la enorme puerta de madera con imágenes talladas por el artesano tapatío Juan Hernández, con diseños de David Alfaro Siqueiros. En ella se representan el fanatismo, la fraternidad, la ignorancia, la enseñanza, la opresión y la libertad y también se incluyen los rostros de Lenin, Marx, Francisco Villa y Benito Juárez.

** La biblioteca cuenta con un acervo de más de 70 mil volúmenes

** Están conformados por más de 55 mil obras entre literatura, ciencias sociales y humanidades

** Tan sólo durante 2015 este recinto atendió 236 mil 234 visitas

** Desde esta semana los usuarios pueden asistir a la biblioteca, registrarse, adquirir su credencial y comenzar a pedir préstamos de libros

** Hay una colección circulante de 3,300 libros, los que están disponibles son libros que cuentan con varios ejemplares

** Los libros de arte y los libros de referencia, como diccionarios o enciclopedias, no se prestan

** El usuario puede darse cuenta fácilmente de los libros regulares, es decir, sujeto a préstamo, mismos que tienen al lomo una etiqueta que dice “Ejemplar 2” (o números subsiguientes)

** En la misma biblioteca se realiza la credencial, es ahí donde se toma la foto y se imprime el plástico, quien así lo desee sólo necesita una identificación y un comprobante de domicilio, o el de un adulto en caso de tratarse de un menor de edad.

Fuente: “Biblioteca Iberoamericana festeja 25 años”. [En Línea]. Crónica jalisco.com. Disponible en: http://www.cronicajalisco.com/notas/2016/68695.html. [Consulta: 22/07/2016]

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: