Déjate de chorradas y búscate una vida, de Katrina Bivald

Déjate de chorradas y búscate una vida, de Katrina BivaldLa seguridad está sobrevalorada

La soledad es una realidad que con el avance de los tiempos se está convirtiendo en una realidad cada vez más extensa que hay que saber afrontar. El libro que hoy recomendamos aborda lo que se ha denominado el <Síndrome del nido vacío>
En el caso de Anette, nuestra querida y cordial protagonista, ese nido se vacía al ser ella madre soltera e irse su hija a la universidad. La buena de Anette se queda sola en una casa perdida en un pequeño pueblo de Suecia con un escenario en el que todo lo que motivaba su día a día deja de tener sentido.
Explica cómo ha comprado una casa en la que vivir con ella, la ha amueblado buscando un entorno apropiado y cómodo en el que haya espacio para el estudio y el ocio. Tiene un trabajo que permite pagar y mantener sus estudios, el día a día de ambas… En definitiva, una auténtica Super Woman capaz de sacar todo al día y ser feliz haciendo feliz a su hija.

De la noche a la mañana todo esto se queda vacío y el sentido de su vida también. Son, cómo no, sus inseparables amigas, entrañables compañeras de trabajo a su vez –para que luego digan que al trabajo no se va a hacer amigos- quienes se vuelcan ante el problema e improvisan una auténtica lluvia de ideas y planes que es uno de los pasajes literarios más divertidos, entrañables y bonitos que haya podido leer en lo que va de 2016. Uno de esos pasajes que le dejan a uno muy buen cuerpo y el firme propósito de saber cómo acaba todo este jaleo.
Por lo pronto, Anette empieza a asistir a clases de conducción de motos. Allí conoce al galán de la historia, Lukas –guapo, diez años más joven que ella, motero pero no un locatis; sino un conductor responsable que ayuda a disfrutar de las motos sin correr riesgos- Por si fuera poco, surge el amor y parece que es Lukas quien queda perdidamente enamorado de Anette.
La historia pasa por varios momentos de conflicto en los que parece que la vuelta a la rutina y al orden son buenos remedios para superar la crisis que se relata.
Es una de esas amigas que valen su peso en oro –Pia, que encima está enferma de cáncer y curtida en el polvo de mil batallas- quien dice la cita clave del libro con la que he subtitulado: <La seguridad está sobrevalorada> Esto le hace a uno plantearse la cuestión de que el sacrificio que supone tener una vida ordenada y segura tiene muy poco o ningún sentido la mayoría de las veces. Hay quien envidia esa imagen de seguridad que puede dar un abnegado oficinista en un momento dado cuando la realidad es que ese oficinista lamenta muchas veces no poder tener esa vida que encuentra Anette y que llena el día a día de chorradas que no terminan de tener sentido se mire la cuestión como se mire.
Formalmente, unas ramas en la parte inferior nos llevan a elevar la mirada a un pequeño pájaro de cuerpo azul; alas extendidas y anaranjadas; pico y patas casi rojos. El pájaro extiende las alas en un abrazo al vacío que se acentúa con sus ojos cerrados y su pico abierto. Está besando al destino con la confianza, la seguridad y la fe de quien no tiene otra cosa y sí la necesidad de esa fe en un destino que sea el que sea no va a cambiar por mucho que uno quiera. O sí, de ahí el amor, la seguridad y la fe con los que se abraza a él, la confianza de quien ha tomado su decisión y va a muerte con ella. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: