La estepa infinita de Esther Hautzig

41fD2Th8uXL._SX311_BO1,204,203,200_Esther Hautzig, una niña judía de 10 años, vive en un mundo idílico hasta que junto con sus padres, Samuel y Raya, y sus abuelos paternos, Anna y Solomon, son acusados en el comienzo de la Segunda Guerra Mundial de capitalistas y por tanto enemigos del pueblo, por el Gobierno de la antigua URSS. Como consecuencia son deportados a la localidad de Rubtsovsk.

Es un libro muy completo. Trata una parte de la Segunda Guerra Mundial bastante desconocida por el mundo ya que el genocidio que se vivió en la zona alemana eclipsa otros episodios que acontecieron. Sorprende que hayan tardado tanto tiempo en publicarse estas memorias de Esther Hautzig en español, máxime por las candidaturas y premios obtenidos, en una tendencia educativa hacia la paz y respeto a las diversas culturas.

                Se pone de relieve la importancia de todos los valores que rodean a la familia, su fuerza como grupo para complementarse y apoyarse, dando reconocimiento y fuerza al rol que desempeña cada miembro dentro de la misma. Los personajes de la familia de Esther pueden sufrir situaciones dolorosas pero no se abandonan ni se anulan, al contrario se sobreponen para continuar con el día a día pero sin renunciar a sus creencias y valores humanos.

                A pesar de transcurrir la narración en una zona geográfica determinada con una cultura propia y con un sistema de gobierno X, los miedos e incertidumbres del ser humano no cambian. Incluso en la esperanzadora vuelta a Polonia donde se da por supuesto que todo iba a ser más fácil, se produce un sinsabor al ser recibidos por el pueblo polaco:

                “Cuando supieron que en aquellos vagones de ganado había judíos, empezaron a abuchearnos; nos gritaban, nos insultaban, nos tiraban piedras.”

                Premonición de esto es que mientras que su padre por carta les informa que se ha ido a despedir de la casa y de los familiares fallecidos como consecuencia de la masacre, consciente como adulto que nada volverá a ser igual, Esther al manifestar sus miedos y temores a regresar, alberga una esperanza, una referencia de cómo va ser todo a partir de ahora, por eso ansía recuperar los álbumes de fotos. Más lo que prevalece y es seguro, independientemente del lugar, es:

                “Pero yo iba a ver a tata…”

  Jesús Mª Gurría Pellón

  Bibliotecario CEUNET (LIJ)

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: