Vientos del pasado, el secreto tras el cuadro, de Elena Muñoz

Vientos del pasado, el secreto tras el cuadro, de Elena MuñozLa obra definitiva de una gran autora.

El libro que hoy presentamos tiene un viento frío del pasado, en concreto, el siglo XIX durante el reinado de Carlos IV estando de regente Godoy.
Por otro lado, tiene los vientos de nuestro tiempo, un tiempo convulso, tormentoso en el que el que un cuadro puede tener un valor que va más allá de su valor artístico.
En tercer lugar, estos vientos irán calmándose o no en función de la resolución  o no del caso policiaco que se nos presenta en, les recuerdo, Vientos del pasado, el secreto tras el cuadro, de Elena Muñoz –Bohodón Ediciones-
Es una de esas historias para disfrutar con tiempo, descansado y, a ser posible, con un ordenador delante, ya que tendrán la ocasión de buscar el propio cuadro que da pie a la trama así como a una serie de personajes, la mayoría reales que se transforman en personajes de novela.

Con este juego de flash back y go forward la autora consigue una amenidad muy necesaria en este tipo de obras ya que al irse a la ilustración en un momento de crisis donde el futuro estaba en manos de Napoleón y de José Bonaparte hay una serie de medias palabras, de mensajes implícitos, de sugerencias y de incertidumbres que son la gracia y a la vez la desgracia del libro porque para entrar en él hay que estar muy concentrado y al final uno ve tramas y traiciones por todos lados.
Toda la trama tiene un personaje vital, Josefa Tudó. Amante y después esposa de Manuel Godoy y tiene que ver con el misterio de una joyas relacionadas con el cuadro de Goya. La gracia del libro está en desatar ese nudo gordiano y llegar a la solución.
Objetivo más que cumplido por la autora que conseguirá atraparles en su libro de manera que puedan disfrutar los paralelismos y guiños intertextuales. Las letras en cursiva y las citas son citas como tales y es entrar en el precioso juego de los guiños, de la literatura comparada y de más. Hay que estar preparado y entrar en este tipo de juegos solo de vez en cuando ya que desgastan bastante. Esa dificultad hace que la lectura sea especialmente satisfactoria para los más exigentes.
En la cubierta, el azul de los cielos de Goya, la pradera del prado, y una escena cotidiana a orilla del manzanares. Como se comenta en el título, la clave está en el cuadro.

Que lo disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: