Diario de un enfermo, de José Martínez Ruiz “Azorín”; edición de Montserrat Escartín Gual

Diario de un enfermo, de José Martínez RuizTienen fama los libros de Cátedra de presentar ediciones en las que aporta más valor, en muchos casos, el estudio previo que el propio libro que se ofrece. Hoy, tanto el libro estudiado como el estudio son de gran calidad. Desde luego, sería un grave error acudir al texto de “Azorín” sin haber leído, previa o posteriormente, según gustos, el acertado, concienzudo y extenso trabajo de la profesora Escartín referente a la Generación del 98 en general y a José Martínez Ruiz en particular.

Ahora que se avecina un proceso de oposiciones al cuerpo de profesorado se me antoja una lectura muy recomendable para repasar varios temas en los que se trata al citado Grupo del 98. Así, el libro que hoy presentamos, Diario de un enfermo, de José Martínez Ruiz “Azorín”; edición de Montserrat Escartín Gual –Editorial Cátedra / Letras Hispánicas 755- aporta una lectura más que conveniente a los intereses de esos miles de opositores que aspiran a una plaza como profesores de secundaria en cualquiera de las comunidades autónomas.
Realmente, aunque el libro habla de un enfermo, en el relato se nos desgrana el proceso de dos enfermedades. Por un lado, una física –la tuberculosis- que sufre la mujer de los sueños del autor del diario. La cosa empezaba bien ya que esa mujer a la que uno mira y admira con la certeza de que nunca será para uno porque se ve muy inferior a ella resulta hacerle caso y casarse con él. Sin embargo, pronto se tuerce la cosa al sufrir el mal de la tuberculosis esta belleza finisecular que hace gala de las características de las musas de la época, como explica acertadamente Escartín en su estudio. Uno de esos rasgos es la propia enfermedad respiratoria.
La otra enfermedad es la depresión degenerativa que va mermando al narrador y protagonista de la historia que no es otro que el propio José Martínez Ruiz aunque, como también se nos explica en la introducción, se trata de un relato novelado en el que el autor se desdobla en un personaje inventado que nos presenta una alternativa distinta a la que ha sido la vida real del autor. Por lo tanto, se alternan datos reales, por ejemplo, el viaje a Toledo que hiciera con Pío Baroja y que éste también desarrollara en su propia novela, con otros evidentemente novelados que, como se ha explicado, presentan una realidad hipotética de una vida que podría haber vivido el autor, o de una vida que le habría gustado vivir al propio “Azorín”.
Por lo tanto, en el relato se puede seguir el proceso degenerativo de ambas enfermedades que, como pueden imaginar, termina de la peor manera posible. Hace especial mención Montserrat Escartín en que la acción es lo menos importante para el autor. Lo interesante de este libro es el estilo impecable, pictórico, impresionista y me atrevería a decir que cinematográfico, en esta línea apunta también algo el estudio previo, de manera que el placer lector viene de esa composición en la que “Azorín” se detiene ahora en un paisaje, ahora en una estatua o una pintura o en los viajeros de un vagón de tercera.
Lo que no deben dudar es que la Editorial Cátedra ofrece dos auténticas joyas literarias a un más que módico precio. Una, un extenso estudio que bien podría haberse editado de manera independiente ya que ocupa bastante más que la obra estudiada; otra, una obra condensada de gran intensidad que supone una joya trabajadísima en la que nos tememos que esa labor de orfebrería ha ido puliendo buena parte del contenido para presentar un producto literario final muy trabajado de belleza indudable.
Formalmente, se trata de un clásico libro de bolsillo de la Colección Letras Hispánicas de Cátedra que nuestros lectores posiblemente conozcan de sobra. En la cubierta un detalle de El caballero de la mano en el pecho, de “El Greco”. Hasta en esto hay que decir que la imagen no podría estar mejor elegida. Primero, porque en el texto se menciona al pintor; segundo, porque los colores de la imagen ensamblan a la perfección en el diseño de la colección de manera que el resultado estético sea excelente. Que la disfruten.
Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: