Una rosa en el jardín de las leyes, de Francisco García Gómez de Mercado

una rosa en el jardin de las leyesNi tan apasionante como en las películas ni tan aburrida como creemos

No se imaginan, queridos lectores, el gusto que da apostar por un autor que todavía no ha publicado en papel, que le lluevan a uno las críticas por apostar por un autor y libro desconocidos –en este caso, no tan desconocido, ya que tiene abundantes publicaciones y reconocido prestigio en el mundo del Derecho- y que, con el paso de los años, esos autores vayan publicando en papel, sonando en los círculos literarios, siendo objeto de entrevistas. En definitiva, que de ser una promesa pasen a autores consagrados que en su día apuntaban.

Esa confirmación de intuiciones es de las satisfacciones más grandes que se puede tener en este microcosmos del periodismo literario, y hoy, voy a volver a arriesgar y apostar por un autor en esas circunstancias.
Así, el libro que hoy recomendamos, Una rosa en el jardín de las leyes, de Francisco García Gómez de Mercado –Disponible en Amazon- nos presenta a un joven meritorio que ingresa en un despacho de abogados de gran prestigio, con trabajos de cifras mareantes, negocios por todo lo alto… En definitiva, nos retrata esa España del pelotazo que tan mala imagen ha dado y que, pese a que oficialmente esté desterrada, mucho me temo que sigue en su máximo apogeo.
Detrás de esos políticos corruptos tan bien retratados en la novela de hoy –no podía ser más de actualidad y a propósito el argumento- hay siempre un equipo de abogados empapados de leyes por los cuatro costados, dispuestos a buscar el resquicio legal que permita una recalificación, el éxito en una negociación o la defensa de lo indefendible. Les suena, ¿no? Pues a eso se dedica Borja, el protagonista de nuestro libro de hoy que, sin comerlo ni beberlo, se encuentra entre la espada y la pared con un marrón delante de los que hacen historia.
Resulta que a la hora de estudiar una carrera uno supone que, lejos de esa imagen del abogado como un detective privado propia del cine americano, el trabajo en sí debe de ser de lo más aburrido y plúmbeo. Sin embargo, en el relato se da cuenta uno de que no es para tanto. De que la vida de oficina de un bibliotecario, por poner un ejemplo, no dista tanto de la que pueda llevar un abogado de los muchísimos que hay. De ahí el subtítulo por el que he optado hoy.
Y siendo tan oportuno el argumento, estando tan bien retratado un mundo que había dado quizá más juego en cine que en la Literatura, lo que más me ha interesado es la frescura y verosimilitud de los personajes. Una serie de hombres y mujeres, más o menos jóvenes, que uno se cree a pies juntillas.
Personajes de esos que uno podría encontrar en una consulta de médico, en un restaurante o en el cine. Ahí está, según mi modesta opinión, la fuerza de la novela. También me ha gustado que Borja sea capaz de convivir con naturalidad en los ambientes más selectos o charlar amigablemente con una chica mona que canta en el parque de El Retiro y que luego resulta ser tan selecta como otros que ya lo parecían desde el primer momento. Esa naturalidad le da una fuerza a la novela que quien la lea podrá verificar. Por cierto, el precio en Amazon es tan simbólico que me niego a facilitarlo para que sean ustedes quienes lo verifiquen y se animen a comparar una novela que, sinceramente, considero que vale mucho más del precio que consta en el célebre portal.
Encontrarán alguna errata y se sorprenderán con casos de esos que parecen una errata y luego le sorprenden a uno. Como una confusión entre Ben Jonson, el dramaturgo inglés, y Ben Johnson el atleta canadiense, ¿o jamaicano? Parece un error pero resulta que el atleta mencionado nació en Jamaica aunque las medallas las ganara para Canadá.
Formalmente, estamos ante un libro digital que posiblemente leeremos en un reproductor digital. El formato y el peso son los mismos en este caso. Poco a poco se van viendo más lectores de este tipo donde antes se veían libros y periódicos. La extensión es tan razonable que no queda uno con ganas de más, ni tampoco, con la sensación de que al libro le sobre nada. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: