ELIOT, T.S., La tierra baldía, Ed. Lumen, Barcelona, 2015, 128 pp.

51ga74a9fuL__SY344_BO1,204,203,200_Ahora que se cumplen los cincuenta años del fallecimiento de Thomas Stearns Eliot (1888-1965), aparece en el mercado editorial una nueva traducción de la celebérrima La tierra baldía con la que se alumbró una nueva galaxia en la lírica occidental. Desde aquel número inaugural de la revista The Criterion, fundada y dirigida por el propio Eliot, en la que vieron la luz los 434 versos de La tierra baldía hasta la última edición bilingüe de la Editorial Lumen, en la que el crítico y editor Andreu Jaume ha colocado como pórtico Prufock y otras observaciones, el primer poemario de 1917, hemos pasado por varias versiones como la de Valverde (1978), la actualizada de Palomares (2005) o Puel de Cristo (2012) y la singular traducción de Tello (2009)

La aparición de La tierra baldía fue como una bomba de efecto retardado que hizo saltar en pedazos la poesía occidental. Todo en este poema es extraordinariamente febril, insólito, cambiante, casi irreal y casi otro mundo. Las sucesivas traducciones al español de esta obra cumbre de la aventura literaria eliotana, han intentado fijar con precisión aquel universo de referencias, arrebatos, reflexiones, devastaciones y tradición recuperada que encierran estos poemas.
La tierra baldía es una obra culminada en una cura de reposo de Eliot en Suiza y reelaborada después de que Ezra Pound, mentor de Eliot, la cribase drásticamente de elementos confesionales y pirotecnia vanguardista. Se convirtió en un gran fresco de una época de vértigo en que la naturaleza cedió el paso a la “basura pétrea” de la ciudad moderna.
Estamos ante un largo poema en cinco partes que nos muestra la llegada inminente de una escritura nueva que generó en su día tanto incomodidad como asombro. Es un artefacto memorable y potente que, una vez desmontados los andamios eruditos que han enmarañado la obra, nos muestra su fuerza poética. Es un canto desolado sobre la adaptación sin retorno del hombre moderno al entorno urbano, al erial anónimo y al enjambre deshumanizado de las megalópolis.
El texto eliotano es un atlas poderoso donde el poeta es un agente provocador que desmiente cualquier idea de destino para hacer del idioma una revancha que impugne las convenciones literarias, políticas y socio-culturales de unos tiempos en decadencia y derrumbe. Y todo lo construye el poeta con Dante como brújula. Desplaza a Shakespeare en favor del maestro italiano para hacer de la literatura algo más que un brocado verbal o un tisú de palabras. Eliot es un esteta extravagante dispuesto a viajar en sentido opuesto a la corriente general.
En La tierra baldía se unen realidad, mito, presente y pasado en un complejo caleidoscopio de referencias culturalistas. Es un mosaico poético que configura el desolado retrato del hombre contemporáneo trazado con pinceladas metafóricas, con paletadas rítmicas y con paralelismos evocadores de cosmogonías antropológicas.
En definitiva, estamos ante una edición admirable con una traducción acertada y esmerada cuyo resultado nos desvela una coherencia, fuera de toda duda, con el pensamiento del literato estadounidense. Casi cien años después de la electrizante publicación de La tierra baldía, el texto mantiene el pulso. Aquel autor adusto, pulido y mundano, consagrado por el Nobel en 1948, sigue alumbrando su influencia y nos ha dejado su mejor lección en un puñado de poemas donde se reúne el oficio de pensar y vivir: “Porque ya lo conozco todo, todo lo conozco…/He conocido los crepúsculos, las tardes y las mañanas, /mi vida la he medido con cucharillas de café; / y conozco las voces agónicas en su agónica caída”.

LUIS SÁNCHEZ DE MOVELLÁN DE LA RIVA
Doctor en Derecho.

Vniversitas Senioribvs CEU

Director

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: