El tango de la Guardia Vieja, de Arturo Pérez-Reverte

650_AL13099.jpgLlevar un libro es las manos es un poco como llevar una bandera. Es cierto que los libros digitales son mucho más discretos pero los que seguimos leyendo en papel tenemos esa circunstancia.
Hay libros que son como un imán que te van pidiendo uno y otros antes de que lo hayas siquiera terminado; otros que pasan casi de puntillas ante la indiferencia; otros que despiertan curiosidad –muchas veces por desconocidos- y otros que no dejan indiferentes –unos a favor y otros en contra-.

El libro que hoy recomendamos El tango de la Guardia Vieja, de Arturo Pérez-Reverte –Editorial Santillana / Punto de Lectura- está en ese último grupo por el desprecio que han provocado algunos comentarios de su autor en sus columnas. Me parece injusto desmerecer la calidad literaria o la valoración de un autor por algún comentario que alguien considere fuera de tono.
Me preguntaba esta mañana qué pensaría el bueno de Fernando Fernán Gómez, después de su intachable carrera a uno y otro lado de la cámara y su gratificante sorpresa como autor literario si hubiera sabido que la gente ahora le recuerda por aquel <a la mierda> que soltó con más razón que un Santo cuando estaba luchando contra su Parkinson para firmar un ejemplar mientras el propietario del libro le tocaba las narices porque le iba a estropear el libro.
Dicho esto, Arturo Pérez-Reverte vuelve a ofrecernos una novela marca de la casa. Sus personajes siguen siendo tan seductores y apasionantes como los de la primera etapa, la documentación para sus novelas sigue siendo exquisita, la recreación de ambientes tan envolvente que yo diría que le lleva a uno donde no le podría trasladar ni el mejor cine en 3D con todos los recursos técnicos habidos y por haber. En definitiva, un tipo de literatura que puede que tenga algo de artesanía con todo lo bueno que esto acarrea.
Me refiero al trabajo paciente y esmerado, a la revisión constante de cada página de manera que la obra quede redonda y perfecta, todo lo que hay detrás de una obra de arte sea pictórica, literaria, musical, culinaria o de cualquier otra clase que tiene un coste en número de horas de trabajo muy superior al coste real de la obra final y del tiempo que se tarda en consumir el producto.
No escribir unas líneas sobre Max, ese personaje galante, con una parte de bailarín; otra de gigoló y otra de ladrón de guante blanco como si se tratara de uno de esos cócteles que aparecen en el relato sería privar a nuestros lectores de uno de los principales alicientes de la novela.
Mecha es la pareja de baile idónea en la historia de amor. Aristócrata, rica, desenvuelta y buena bailarina.
La otra parte de este cóctel incendiario viene del tango de la guardia vieja, el remoto y original, el que bailaban malevos y prostitutas bajo los ritmos intuitivos de músicos analfabetos que tocaban de oído y casi improvisando y de un compositor de éxito –Armando de Troeye- que para cerrar el triángulo es el marido de Mecha.
Parece sencillo, pero la buena literatura es así. Recuerdo una anécdota que contaba Gonzalo Torrente Ballester en la que se le acercaba un joven para preguntarle por un tema que le sirviera para empezar su novela. La respuesta fue así de fácil <un hombre conoce a una mujer y se enamoran> Fácil,  ¿verdad? Cuesta comprender por qué a Pérez-Reverte le sale tan bien y si se pone uno no es igual.
Dicho todo esto, les invito a leer el libro y a disfrutarlo olvidando todo lo demás. Entren en la historia y déjense llevar.
Formalmente, se trata de un libro de bolsillo bastante canónico, quizá no quepa en algún bolsillo pero habrá otros muchos de gabardinas, plumas, abrigos, chaquetones… en los que sí. Ligero gracias a un papel muy flexible que unido a la flexibilidad de las pastas aporta un tacto muy agradable. En la cubierta una foto en blanco y negro de quien no puede ser otra que Mecha con un collar de perlas en las manos que aparece mucho en la historia. La elección de la imagen no podría ser más acertada.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: