El mapa del caos, de Félix J. Palma

untitledMe parece notable la recuperación que se está haciendo del fin-de-siglo pasado tanto por obra y arte del cine y la televisión, con series como Gran Hotel como en Literatura con libros como La leyenda de la isla sin voz, de Vanessa Montfort o nuestra recomendación de hoy, El mapa del caos, de Félix J. Palma –Editorial Plaza Janés / Penguin Random House- Se paga así una deuda con un tiempo apasionante que había quedado un poco olvidado con una presencia mucho mayor, por ejemplo, de nuestra traída y llevada Guerra Civil, hasta el punto de que apareciera el título ¡Otra maldita novela sobre la Guerra Civil!, de Isaac Rosa. Hasta ese absurdo estamos llegando.

Por tanto, alabo el gusto a Félix J. Palma por su trilogía que culmina con este El mapa del caos que viene a completar los dos volúmenes anteriores –El mapa del tiempo (2008) que obtuvo el Premio Ateneo de Sevilla y El mapa del cielo (2012)-
Es acertada también la ambientación inglesa que vuelve la mirada a la época victoriana y que nos presenta a Londres como la auténtica capital mundial del conocimiento, la ciencia y el diseño. Es más, el inicio es tremendo porque en él encontramos una novela dentro de otra novela, la que escribe Jane y que da una vuelta de tuerca a la fantasía de Jules Verné presentándonos una especie de Utopía en la que el cielo está más poblado que las carreteras de todo tipo de aeronaves, en el Támesis encontramos abundantes submarinos y unos robots son los encargados de servir el té y de abrir la puerta. Cuando avanzamos un poco, como digo, nos damos cuenta de que se trata de unos folios que escribe Jane que suponen una novela dentro de otra novela. Algo que aunque nos parezca novedoso es tan antiguo como la Novela Picaresca o El Quijote, por poner dos ejemplos.
Como ven, son abundantes los guiños a otras literaturas, hasta el punto de que algunos de los principales personajes son escritores, como el caso de H. G. Wells, autor de La máquina de tiempo o Arthur Conan Doyle, el creador del mítico Sherlock Holmes. Como siempre comento en los casos de intertextualidad, conocer las obras y a los autores a los que se replica enriquece la lectura ya que se puede entrar bien en el juego que se nos propone y es muy gratificante encontrar las pistas que va dejando el escritor que inicia el juego. Además, en este caso se trata de autores y obras muy conocidos por casi todos, algunas leídas, otras disfrutadas en la gran o pequeña pantalla con lo que el juego que se propone no es demasiado elitista. Más bien parece que el autor hubiera querido hacer posible un juego bastante elitista al gran público, algo que se agradece ya que se me antoja buena idea la lectura comparada de algunos fragmentos como una buena manera de iniciar a los alumnos de secundaria en el juego intertextual.
También se da el caso de que esta trilogía daría un juego excepcional a la hora de crear una serie o saga cinematográfica que haría las delicias de todos los públicos.
Formalmente se trata de un libro contundente, bien presentado que transportaremos con cierta dificultad pero que llevaremos por gusto con tal de disfrutar de una historia de esas que nos pueden hacer pasarnos de parada por estar demasiado evadidos en la lectura. En la cubierta un hombre en primer plano y una mujer en segundo nos recuerdan que el quid de la cuestión está en unir a dos almas enamoradas, una en el más acá y otra en el más allá. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: