Segunda parte del Lazarillo de Tormes, edición de Alfredo Rodríguez López-Vázquez

 Segunda parte del Lazarillo de Tormes, edición de Alfredo Rodríguez López-VázquezTradicionalmente se toma a ambos Lazarillos como obras anónimas, y una de las gracias de la cuestión es encontrar al autor de cada una de ellas o conocer si las dos partes salieron del mismo puño.
A esto dedica su estudio previo Alfredo Rodríguez López-Vázquez para desvelarnos que posiblemente ambos volúmenes fueran obra de un mismo autor.
Además, cuando criticamos a eruditos de gran autoridad, como es el caso de Francisco Rico –a quien últimamente encuentro en todos lados, hasta como personaje de novela-, por su falta de rigor científico, debemos ser especialmente rigurosos en estas cuestiones. Tanto es así que el estudio previo, con un análisis profundísimo en el que se lleva cuenta de un buen número de sintagmas para ver quién los utiliza y quién no, ocupa bastante más que la obra estudiada propiamente dicha.

El premio a este titánico trabajo es conocer al flamante autor de los dos Lazarillos pero, como es natural, no vamos a desvelar el nombre sino a remitirles a su librería de confianza para adquirir nuestra recomendación de hoy, Segunda parte del Lazarillo de Tormes, edición de Alfredo Rodríguez López-Vázquez –Editorial Cátedra / Letras Universales 745- Ahí encontrarán la solución al misterio y una completísima bibliografía por si quisieran profundizar más en la cuestión.
A parte de este gran trabajo, la obra original tiene un valor muy interesante ya que, si la primera parte supone el arranque del realismo al que todavía seguimos sacando partido con grandísimas novelas, la segunda parte es mucho más fantástica ya que a las primeras de cambio el bueno de Lázaro de Tormes se ve convertido en atún -con la fuente de El asno de oro, de Apuleyo mencionada en el estudio previo, en la mente de todos- encontramos una narración más disparatada si cabe que la de la primera parte.
Le daba vueltas estos días a que El Lazarillo de Tormes, una obra que muchos hemos leído en la secundaria y que, aunque a muchos no les gustara, a otros sí que nos ha resultado muy interesante. Sin embargo, por lo menos en mi caso, hemos optado por otras lecturas de la picaresca, ya sea El buscón, de Francisco de Quevedo o El Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán sin acometer la lectura de la continuación de una obra que en su día nos gustó. No ocurre así con El Quijote, que casi nadie terminó de leer, ni siquiera obligado, pero que los que lo hemos leído no hemos dudado de completarlo con la segunda parte. En fin, lo que vengo a decir es que todos los que hayan leído la primera parte con gusto tendrán ahora la oportunidad de completar la lectura gracias a la reedición de Cátedra. Así, se refrescará una lectura olvidada en algunos casos que traerá buenos recuerdos. Sí desvelaré que en el estudio previo hay un interesante apartado que asimila la primera parte a relatos relacionados con los siete pecados capitales, desde la lujuria y la codicia pasando por la avaricia o la gula, seguro que les suena.
Formalmente van a encontrar un ejemplar clásico de la colección Letras Hispánicas de Cátedra. Auténtico libro de bolsillo de los que caben en la trasera del pantalón o en el lateral de la americana. Poco peso y el inconfundible fondo negro con letras blancas señas de identidad de la colección. Preside la cubierta un rey con rostro de atún en un grabado de R. Castelló para la edición de esta segunda parte de 1874. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: