Tierno bárbaro, de Bohumil Hrabal

Tierno bárbaro, de Bohumil HrabalA veces, la reseña que parece más fácil de escribir es la que más cuesta. Porque, cuanto más complicada sea una trama, más cantidad de personajes tengamos para recrearnos o más alusiones a otras literaturas se puedan encontrar, más hilos tendremos para tirar de ellos y encontrar algún camino que transitar.

Sin embargo, el libro que hoy recomendamos, Tierno bárbaro, de Bohumil Hrabal –Editorial Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores- nos enfrenta al absurdo, a la vanguardia más cómica y al sinsentido que se vivió en aquella época de guerras mundiales en la que, quizá, la postura más acertada fuera la de Vladimir Boudník, artista total a quien está dedicada esta semblanza.

Se trata de uno de esos genios que podrían recordarnos a un Dalí del Este o al buen soldado Svejk, de Jaroslav Hasek. Una persona que se toma todo en su justa medida y que no le da gran relevancia a nada a excepción de su arte, claro está.

Con este planteamiento, nos encontramos con situaciones desternillantes, como la que se relata al final del libro relativa a un despertador austriaco tan potente que despertaba a los vecinos de varias calles de distancia gracias a su potencia. No se le ocurre otra cosa a nuestro original protagonista que llevar el despertador en su mochila a una excursión de modo que sonara en una taberna con alarma general e inmersión del infernal mecanismo en agua con pocos resultados.

Por otro lado, estas posturas de genios por encima del bien y del mal tenían una importante componente de desafío con el fin de escandalizar a sus vecinos más conservadores. Actos como pintar desnudo y otros muchos que se relatan en el libro deben ser encuadrados correctamente en el tiempo en el que se desarrollaron, un tiempo que luego se reprodujo en nuestro querido Madrid bajo el epígrafe de Movida Madrileña.

En definitiva, es un libro muy divertido y original que nos hará desconectar de la vuelta al cole y enfocar todo con un poco menos de trascendencia.

Formalmente, es un libro finito, ligero… de esos que a veces califico de <falso bolsillo> por lo próximo a ese tipo de libros en lo ligeros. Choca con esa calificación la tapa dura, una letra generosa, más de libro estándar que de libro de bolsillo, con lo que lo mejor será que cada lector lo defina por sí mismo. En la cubierta encontramos un montaje tan original que refleja perfectamente las sensaciones que produce el propio libro. Se trata de un detalle de Remembrance of Mr. Magician (the garden of architect Rothmayer), de Josef Sudek. Un fragmento de fotografía en la que aparece una silla de jardín con una especie de fantasma sentado en ella con la peculiaridad de tener las gafas puestas en la nuca. Como pueden ver, surrealismo en estado puro.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: