Dieciséis mujeres, de Rafael Cardoso

Dieciséis mujeres, de Rafael CardosoAhora que regresamos al trabajo, los médicos recomiendan una vuelta progresiva en la que se tenga, de algún modo, cierto contacto con las vacaciones. No cambiar radicalmente el vestuario de la noche a la mañana, tomar algo en una terraza o aprovechar los últimos días de piscina son algunos de los consejos.

En esa línea se encontraría nuestra propuesta de hoy Dieciséis mujeres, de Rafael Cardoso –Editorial Alevosía / Siruela-, ya que con esta lectura nos trasladaremos a Brasil, un destino vacacional de lo más apetecible.

Las dieciséis mujeres del universo cardosiano coinciden con dieciséis relatos que se desarrollan en sus correspondientes dieciséis barrios de Río de Janeiro. Son relatos que desvelan el profundo conocimiento del autor relativo a la psicología femenina, por lo tanto, quizás sea un libro más orientado a lectoras que a lectores, aunque he de decir que yo lo he disfrutado mucho.

Con este panorama, la sensualidad carioca está muy presente en el libro, yo diría que con cierto buen gusto de manera que no moleste. De todos modos, si alguno de nuestros lectores es especialmente sensible a estos aspectos, le recomendamos que lea alguna otra de nuestras propuestas.

Sorprende la habilidad de Rafael Cardoso para aprehender la personalidad de las mujeres, ya sean estas ancianas de más de noventa años o una niña de poco más de diez, todas ellas están retratadas con asombrosa verosimilitud y con una ambientación excelente, que insistimos, trasladará a nuestros lectores a un lugar muy exótico.

Otro acierto consiste en ensamblar dichos relatos con algunos personajes que van repitiéndose en distintos cuentos, como por ejemplo, Rafael, el pinchadiscos –ahora DJ- guaperas que se liga a muchas de las protagonistas del libro.

En definitiva, se trata de un libro con apariencia de no tener muchas pretensiones que sin embargo nos aporta una profunda reflexión sobre la realidad de las mujeres en Río de Janeiro, una realidad muy materialista en la que la mujer es adorada pero en la que ella misma desearía ser valorada por otros atributos que no tengan que ver con el cuerpo.

El aspecto formal es muy manejable, tiene las ventajas del libro de bolsillo en lo relativo al peso, y un poco, al tamaño pero también las ventajas del libro estándar, sobre todo, en lo referente al cómodo tamaño de la letra y al atractivo tratamiento de los blancos. En la cubierta, dos mujeres ricas, cargadas de joyas y con elegantes vestidos disfrutan de sendas copas de vino, porque Río de Janeiro es así, allí conviven la pobreza extrema y la más frívola de las riquezas.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: