El pequeño libro del plagio, de Richard Posner

El pequeño libro del plagio, de Richard Posner¿Es justa la benevolencia respecto a alguien que quiere engañarnos presentando como originales unas palabras que realmente no son suyas? ¿Se puede considerar un engaño hacer una versión de Romeo y Julieta actualizada y musical como West Side Story? Como muy bien explica en su libro El pequeño libro del plagio, de Richard Posner –Editorial El hombre del Tres- los dos ejemplos con los que he abierto esta reseña son totalmente distintos y sirven para deslindar lo que es una recreación del plagio.

En el caso de West Side Story hay una aportación real a Shakespeare que permite disfrutar de las dos obras. Es más, estaríamos en el precioso territorio de la intertextualidad, de ese diálogo que se entabla con una obra previa de manera que la forma idónea de disfrutar la obra moderna es comparándola con la versión anterior.

Nada tiene que ver este caso con el de algunos que se citan en el libro, como el de Kaavya Viswanathan, que firmó como propia una historia alterada con habilidad, pero virtualmente igual, escrita previamente por Megan McCafferty. Advierte Posner que las actuales facilidades para plagiar que ofrece el mundo digital, se convierten necesariamente en medios para detectar dicho plagio. Si usted va a publicar una obra plagiada tiene muchas posibilidades de ser descubierto.

Es más, el éxito de cualquier creación, sea escrita, musical o visual es directamente proporcional al éxito de la misma. Es decir, cuantos más lectores, espectadores u oyentes tenga una creación, más posibilidades tiene el plagiario de ser desenmascarado. Alumnos de cualquier especialidad. ¡Atención! Ya hay programas funcionando a nivel internacional capaces de detectar el plagio. Uno de ellos se llama Turnitin y está funcionando ya en casi todas las universidades de Estados Unidos. Se acerca el día en el que todas las facultades tengan un programa similar para detectar a los tramposos, que por cierto, no solamente son alumnos.

En el libro se cuenta algún ejemplo de profesor copiando al pupilo. Algo, en principio, más difícil de localizar porque suelen ser materiales inéditos. Sin embargo, estos programas también pueden detectarlo. Parece mentira que un libro tan breve aporte tantas posibilidades a la hora de hacer una reseña. Remito a los lectores al libro, que se acaba de un tirón y despeja muchas dudas legales a las que no hemos querido entrar de lleno por ser más técnicas. Eso sí, es un libro de divulgación asequible a todos los públicos, los expertos en el derecho tendrán que ampliar la información en la bibliografía que aporta el libro.

Formalmente es un libro ágil, ligero, ameno, ya que aunque trata aspectos legales, se trata de un apartado del derecho especialmente jugoso, de letra muy amigable, blancos que ayudan a una lectura descansada y nuevamente tamaño de falso bolsillo, en este caso, porque el tamaño estándar es tan ligero que se puede manejar igual de bien que si fuera de bolsillo. En la cubierta cinco plumas estilográficas se exhiben como banderas de la creación mientras dos manos las aferran con ansiedad para apropiarse de ellas.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: