Nubes de Kétchup, de Annabel Pitcher

Nubes de Kétchup, de Annabel PitcherSi en las últimas recomendaciones nos hemos centrado en los lectores masculinos, la propuesta de hoy debería agradar más a las lectoras adolescentes, de hecho, el chico malote de La edad de la punzada habría hecho quizás buena pareja con Zoe, el nombre imaginario de nuestra protagonista de hoy en Nubes de Kétchup, de Annabel Pitcher –Editorial Alevosía / Siruela- Por muy malote que fuera, Zoe no le va a la zaga ya que todo el libro está compuesto por una serie de cartas que la joven escribe a un condenado del corredor de la muerte.

Son cartas que le sirven para desahogarse por el asesinato de su chico. Es probable que por eso haya elegido a un hombre que a su vez ha asesinado a su esposa. Sin embargo, Zoe tiene poco de malota ni de matona. Parece una chica sensible y con la cabeza bastante bien amueblada. Una chica que quiere a sus padres, a sus hermanas y que no termina de entender por qué no pueden ver a su abuelo –hospitalizado recientemente- En este sentido, la figura del abuelo supone una ocasión para tratar los desencuentros familiares y la intransigencia que desmorona a la familia como si fuera un bloque de sal. La metáfora es de Pitcher.

Y sin embargo, sin haber una maldad gratuita, sí que encontramos cierta frialdad en el modo en que Zoe trata a la madre del chico al que mató. Porque hay que explicar que pese al asesinato, nadie sospecha de la protagonista, lo que hace que se sienta mucho más culpable todavía. No sería justo terminar esta reseña sin mencionar las ilustraciones a cargo de Orion Children’s Books ya que se convierten en sí mismas en una seña de identidad del libro.

Puede que no sean unas ilustraciones espectaculares, ni profusas, más bien son pequeñas pinceladas que dan un toque pintoresco a la novela de manera que la lectura se haga más infantil. En todo caso, el libro no sería el mismo sin dichas ilustraciones. Pero si hay algún tema relevante en el libro, ese vuelve a ser el amor. Un primer amor que acerca y a la vez aleja a este libro del que reseñamos hace poco titulado La edad de la punzada.

En Nubes de Kétchup veremos la diferencia entre la sensibilidad femenina y la masculina, cómo la misma película es totalmente distinta según la perspectiva desde la que se mire. Por lo tanto se antojan dos lecturas complementarias entre sí.

El aspecto formal nos presenta un libro de tamaño manejable, podríamos decir una novela estándar, con un peso suficientemente adecuado para transportar en cualquier circunstancia, con una letra muy agradable a la lectura, papel para los más ecologistas, ya que según se indica “proviene de bosques gestionados de acuerdo con criterios de sostenibilidad”, y con unos tonos que nos recuerdan a la salsa que da título a la novela –que, por otro lado- nos recuerda a los dibujos del personaje más entrañable de la historia. La hermana sordomuda que hace dibujos con kétchup para que sus comidas y cenas sean más divertidas. Junto a ella, los pájaros dibujados en rojo, tan queridos por Zoe y protagonistas a su manera de esta historia. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: