Libro de entretenimiento de la pícara Justina, de Francisco López de Úbeda

la picara justinaSi en la magnífica introducción de nuestra propuesta de hoy se nos explican las dudas relativas a la autoría del Libro de entretenimiento de la pícara Justina, de Francisco López de Úbeda – Cátedra / Letras Hispánicas-, la autoría que no deja lugar a dudas es precisamente la del estudio previo a cargo de David Mañero Lozano.

Allí podrán nuestros lectores ponerse al corriente no sólo de lo que se refiere al título de hoy, sino de la relación que tiene con otras obras célebres de nuestra picaresca, como con El Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán, libro al que parodia nuestra pícara Justina y que tuvo un éxito de ventas que supuso una auténtica contrarreloj editorial para tener a tiempo a nuestra protagonista como alternativa para los que se hubieran quedado con ganas de más después de leer El Guzmán de Alfarache.

Tan relacionados están ambos libros que hay otro, mencionado por David Mañero Lozano, que relata la boda entre Guzmán y Justina, lo que supone un antecedente jocoso de Tómbola, Sálvame y de más programas del corazón. Sin embargo, quienes acometan una lectura profunda del libro, siguiendo las notas y apoyos que aporta esta edición, descubrirán que se trata de una novela con abundantes referencias eruditas tanto religiosas, como mitológicas o históricas.

Cierto es que muchas veces en el tono burlesco y satírico propio del género. Reparen en que para hacer burla de algo, o de alguien, primero hay que conocer el objeto de la burla. En las notas se nos va explicando caso por caso de dónde viene la mofa. Es especialmente agradable encontrar las bromas por uno mismo y confirmar que se ha acertado en la interpretación. No podemos terminar esta reseña sin añadir unas líneas a las muchas que escribe nuestra protagonista sobre ella misma.

Una mujer curtida en muchas lides ya desde sus antepasados, auténticos buscavidas la mayoría, y de los que se va contando sus historias. Una fémina que fue muy bella en su juventud, morena y de ojos azules –ojizarca-, alegre, dicharachera y con una virtud, la de no parar de hablar, que por un lado, entretiene; por otro, puede cansar convirtiendo la misma virtud en defecto. Lo bueno de un libro es que uno puede parar, pasar a otra tarea y volver a estas historias que como son muchas, se hacen amenas.

El aspecto formal nos lleva a un libro de falso bolsillo ya que el tamaño impide el acto literal de meter el libro en el mismo. Aun así es ligero, manejable, entretenido y erudito. Especialmente indicado para quienes quieran volver a la picaresca de la mano de un libro que no suponga releer El Lazarillo o El Buscón, de Quevedo. Por ser de protagonista femenina se asocia también a La Celestina, de Francisco de Rojas y a La Lozana Andaluza, de Francisco Delicado. En la cubierta un grabado típico de la época, uvas, copas, naipes, dados y un sinfín de iconos sirven de orla a unas embarcaciones en las que los músicos amenizan la estancia en “La nave de la vida”. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: