Te prometo un imperio, de Juan Vilches

te-prometo-un-imperioAl calor del éxito cosechado por la película El discurso del rey, nuestra propuesta de hoy pone el foco en el hermano de ese rey tartamudo que tenía pánico al público.

Así, Te prometo un imperio, de Juan Vilches –Random House Mondadori-Plaza & Janés- nos relata la historia del fugaz rey Eduardo VIII que tuvo que renunciar al trono y al imperio por el amor a una mujer. Ya como duques de Windsor, nuestros protagonistas llegan al hotel Ritz de Madrid huyendo de los alemanes. Nada más llegar el ayudante de campo del duque es asesinado en circunstancias misteriosas que hacen sospechar, incluso, que el asesinato estuviera planeado contra el propio duque. Aquí entran en juego dos personajes fantásticos que harán las delicias de nuestros lectores.

Un comisario y un capitán se convierten en compañeros y rivales a la hora de solucionar el caso. Son compañeros porque tienen que trabajar en equipo. Sin embargo, son rivales porque el enfrentamiento entre militares y falangistas se ve personificado en ellos. ¿Quién se llevará el gato al agua? ¿Qué personaje logrará la simpatía de nuestros lectores? Por lo pronto les anticipo que el comisario está a punto de jubilarse y tiene una carrera de éxitos que no quiere emborronar con un último caso sin resolver.

Por su parte, el militar es más joven y vigoroso, muy efectivo y un gran seductor, con lo que puede aprovechar sus armas masculinas para ganar la confianza de la principal sospechosa. Junto a la historia del asesinato “los dos tortolitos”, como les llaman unos y otros, pasean su amor por Madrid en fiestas y bailes. Admirable la capacidad de ambientación de Vilches que hará a nuestros lectores y lectoras más elegantes y distinguidos por mimetismo inevitable con dos de las personas más distinguidas de la historia universal. Un ejercicio muy recomendable es buscar a los duques de Windsor en Google y recorrer las imágenes que ofrece la red de esta pareja obsesionada por la moda y la elegancia. Pudiendo comer los manjares más exquisitos se mantienen en una dieta constante para poder lucir los modelos más sofisticados –sofisticados para aquella época, claro-.

La historia así se mantiene en un equilibrio ideal entre las intrigas palaciegas –no perdamos de vista que Inglaterra estaba contra las cuerdas en un bombardeo constante- en las que se verá envuelto el duque de Windsor de modo que su figura emerge como un posible negociador de la paz con los alemanes. Dando equilibrio al relato, en paralelo, los protagonistas más humildes nos llevan por “el otro Madrid” el de las tascas, los cuarteles y la mugre, intentando resolver el caso del asesinato. El lector se verá atrapado entre las dos historias sin poder levantar la vista del libro.

El aspecto formal nos lleva a una novela maciza, de tapa dura y letra generosa, muy bien presentada y acabada que de todos modos llevaremos en el bolso o cartera porque no podemos pasar sin leerla. En la cubierta, la romántica y profunda mirada de Wallis, la mujer que separó a un hombre de su trono con el hotel Ritz al fondo que nos recuerda que allí se vivieron historias apasionantes esperando a ser contadas.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado Doctor  y Profesor de Lengua y Literatura

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: