El grado cero de la escritura, de Roland Barthes

Tal vez echaran de menos nuestros lectores la mención de algún buen ensayo entre tanta novela. Pues ha llegado el momento, y estamos seguros de que la espera va a merecer la pena, ya que hoy recuperamos a uno de los grandes del género.

Así, El grado cero de la escritura. Seguido de Nuesvos ensayos críticos, de Roland Barthes –Siglo XXI España- nos adentra en los terrenos metaliterarios para una reflexión por momentos profunda, pero otros, certera y aguda, sobre la escritura desde sus orígenes hasta el momento en el que fue escrito.

Llama la atención que, pese a la irrupción de la ciberliteratura y sus lenguajes y estilos, las reflexiones del filósofo francés siguen vigentes y convencen hoy como si estuvieran recién escritas. Es más, después de la lectura de este ensayo, me temo que algunos de nuestros seguidores se plantearán si la evolución del periodismo y la literatura desde el comunismo hasta hoy no ha sido tal en algunos aspectos. En concreto, me refiero a la teoría desarrollada, en este primer ensayo de la obra, según la cual, de un tiempo a esta parte, el escritor comprometido vende su alma y su expresión en favor de una ideología. El escritor comprometido con cualquier corriente política debe adoptar inmediatamente la expresión de dicha corriente, perdiendo así su libertad expresiva y estilística.

Animamos a nuestros lectores a que no se pierdan los ensayos incluídos bajo el epígrafe “Nuevos ensayos críticos” Es en esta parte del libro en la que encontraremos al Barthes más literario, a ese filósofo al que los propios filósofos consideraban demasiado poeta para ser uno de ellos. Es la parte más ligera, pero a cambio, encontraremos esa profundidad de pensamiento y esa expresión pausada e incisiva estudiando a autores como La Rochefoucauld, a Chateubriand, a Proust, a Flaubert o a Loti, ahí es nada.

Solo por esta parte ya darán nuestros seguidores gustosos los pocos euros que cuesta el libro. Les aseguro que la relación calidad precio no podría ser mejor.

El aspecto formal es muy agradable, tacto plastificado y diseño que combina lo moderno y lo vintage nos presentan al autor en una foto en blanco y negro ultimando un habano, algo que cada vez está más reservado con la nueva ley antitabaco. Por tamaño puede transportarse muy bien, la letra es cómoda de leer. Sólo podría resultar algo pesado a quien no esté acostumbrado al estudio de la lingüística y de la literatura.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura   

  1. Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: